Sabor a hierro en la boca

by polo on May 13, 2012

Sabor a hierro en la boca

Hay muchas causas para un gusto metálico en la boca. Mientras que puede ser un síntoma de una dolencia seria, un gusto metálico en la boca es causado lo más a menudo posible por la boca seca o la otra situación inofensiva. Varias drogas también contribuyen a este síntoma desagradable como efecto secundario, incluyendo las medicaciones tomadas ambos oral y ésos administrados por inyección o IV.

Indinavir

Un gusto metálico en la boca es uno de los efectos secundarios más frecuentes del indinavir antiretroviral de la droga, que se utiliza para tratar el VIH, los informes los centros para el control y prevención de enfermedades de los E.E.U.U.

Antibióticos

Varios antibióticos pueden causar un gusto metálico en la boca. De los tipos más bien conocidos incluya el metronidazole, que se utiliza para tratar el giardia de la infección intestinal; rifampin, usado en tratar tuberculosis; griseofulvina, un antihongos para las infecciones de la piel; y clarithromycin y tetraciclina, ambos usados para tratar una variedad de infecciones.

Captopril

Captopril, usado para tratar la tensión arterial y la hipertensión alta, es una causa droga-relacionada común de un gusto metálico en la boca, según el autor y el Dr. experto Andrew Weil del envejecimiento sano.

Drogas para los problemas de la tiroides

Las medicaciones y la diurética del antitiroideo también se incluyen entre las drogas que pueden causar un gusto metálico en la boca.

Drogas de la quimioterapia y del tratamiento contra el cáncer

Muchas drogas usadas para tratar cánceres desempeñan un papel en la experiencia de un gusto metálico en la boca. Algunos ejemplos incluyen procarbazine, el vinblastine, el vincristine y el dacarbazine.

Inhibidores de la anhidrasa del carbón

Acetazolamide y el methazolamide, que son inhibidores carbónicos de la anhidrasa utilizaron para tratar glaucoma, pueden causar un gusto metálico en la boca.

Otras drogas

Otras drogas sabidas para el efecto secundario de un gusto metálico en la boca incluyen el calcitrol, usado con los enfermos de cáncer del pecho y ésos que experimentan diálisis renal crónica; litio, prescrito comúnmente para el desorden bipolar, o depresión maníaca; y penicilamina, una droga usada para tratar piedras de riñón, artritis reumatoide y cuando un paciente tiene demasiado cobre en el cuerpo.